El vicepresidente de juegos de Microsoft y mandamás de la división Xbox, Phil Spencer, es de sobra conocido por su carácter conciliador y su filosofía de trabajo en la que más no es siempre mejor, sino que busca otorgar el valor añadido a los juegos y servicios que ofrece su sistema de juego.Hace unos días, Spencer tuvo la oportunidad de charlar largo y tendido sobre su experiencia en el mundo de los videojuegos y su visión personal sobre el mismo durante una retransmisión especial de el canal oficial de Xbox en Mixer.En estas declaraciones recogidas por el portal DualShockers, uno de los puntos más importantes que trató Spencer es la difícil labor de ser el responsable de la división de Xbox. Aun que asegura que es un trabajo “fantástico”, también asegura que hay veces que se siente que está*“equilibrando la decepción de la gente”, ya que en muchas ocasiones viene parte del equipo con ideas maravillosas pero que lamentablemente no todo puede hacerse al mismo momento por cuestiones de tiempo o dinero, y es algo que puede llegar a ser frustrante. Por el contrario, ahora se vive un periodo de grandes esperanzas y alegría en el equipo gracias al lanzamiento de Xbox One X.
De igual modo que escucha a la comunidad de usuarios, hace lo propio con los propios miembros del equipo gracias a los llamados “listening tours”, que consisten en invitar a un miembro del equipo al despacho y oír sus propuestas para mejorar el sistema y crear nuevas maneras de jugar. Porque eso es lo que Spencer quiere: Que más gente disfrute de los videojuegos, ya que los considera una forma de arte muy especial.Lejos de disputas y guerras entre plataformas, Spencer piensa que los videojuegos son beneficiosos para la sociedad y cree que el deber de Microsoft es hacerlos más accesibles a un mayor número de gente. Llevar los juegos, plataformas y servicios de Microsoft a más gente es “increíblemente importante”. En vez de comentarios estúpidos de desear ver cómo desaparece una u otra compañía, el líder de Xbox quiere que su labor sea la de unir a la gente entorno a los videojuegos, que esa es la verdadera capacidad de este arte. Ya sean padres e hijos, hermanos, amigos cercanos o gente a través de internet que no se conocen y nunca tengan la posibilidad de hacerlo.Tras estas interesantes declaraciones, Spencer tuvo tiempo de terminar hablando de sus años de juventud y cómo comenzó a interesarse y entró en el mundo de los videojuegos gracias a aprender programación con un*Sinclair ZX81 que le regaló su padre.



Leer noticia en la web